2009/03/07

090307 . KONTZENTRAZIOA GASTEIZEN


  • Homofobiaren aurka elkarretaratu dira Gasteizen
  • Zinpekoen epaimahai batek Galizian bi gazte gay hil zituen gizona absolbitu izana salatu du EHGAMek
  • Berria, 2009-03-08 # Erredakzioa • Gasteiz
“Homofobia ez Justizian ez inon” lelopean, elkarretaratzea egin zuten dozenaka lagunek atzo Gasteizen, EHGAM Euskal Herriko Gay-les Askapenerako Mugimenduak deituta. Zinpeko epaimahai batek Vigon (Galizia) bi gazte homosexual hil zituela aitortu zuen gizona absolbitu izana salatu dute elkarretaratzean.

EHGAMeko kide batek azaldu zuenez, epaitutako gizonak aitortu egin zuen hilketa; bi gazteei 57 labankada eman zizkiela eta ondoren etxeari su eman ziola azaldu zuen. Ordea, zinpeko epaimahaiak absolbitu egin zuen akusatua, hilketa horiek «eraila edo bortxatua» izateko «gaindiezinezko beldurrak jota» eta «bere buruaren defentsan» egin zituela argudiatuta.

Erabaki hori gogor salatu zuen EHGAMek atzoko protestan. Taldearen irudiko, «epai horrekin, epaimahaiak erailketa homofoboak babesten eta justifikatzen ditu, eta, era berean, zigor gabeko gorrotozko krimenei ateak irekitzen dizkie».



2009-03-07 · Andra Mari Zuriaren plaza · GASTEIZ

IKUSI >>> ARGAZKIAK

2009-03-07 · Porta do Sol · VIGO
IKUSI >>> ARGAZKIAK




2009-03-07 · Plaça Universitat · BARCELONA


2009-03-07 · Puerta del Sol · MADRID

2009-03-07 · Spanish Embassy · NEW YORK


2009-03-03 · ZARAGOZA


2009-02-25 · COMPOSTELA






K O N T Z E N T R A Z I O A K

EUSKAL HERRIA · GASTEIZ

MARTXOAK 7 . larunbata . 13:00
Andra Mari Zuriaren plazan

VIGO • Porta de Sol
Martxoak 7 . larunbata . 20:00

BARCELONA • Plaça Universitat

Martxoak 7. larunbata . 20:00

MADRID • Puerta del Sol

Martxoak 7 . larunbata . 20:00


NEW YORK
In front of the Spanish Embassy (150 East 58 Street)
March 7, 2009. 1:00 - 2:30 PM.




  • 57 PUÑALADAS
  • EHGAM-DOK, 2009-02-24 # Sejo Carrascosa
Está claro que hay vidas que no valen nada. Que no importan a nadie. Está claro que el dolor, el sufrimiento y la muerte no son conceptos universales que afecten a toda la humanidad. Hay jerarquías claras y la vida de un maricón, de una bollera, de un transexual o de una trabajadora sexual no valen nada. A nadie le importa.

A Jacobo le entro pánico cuando, tras muchos cubatas de whisky y gramos de cocaína, se le insinuaron para mantener relaciones sexuales, homosexuales. Su hombría en entredicho. Su virilidad cuestionada. Toda su esencia a punto de desaparecer tras la tamaña agresión de ser objeto un deseo que el no compartía.

Cómo iba a permitir Jacobo, esa mano que al acariciar su pierna le privaba de toda su dignidad de macho de pro. Cómo iba a permitir Jacobo que esos ojos que le miraban con deseo le inocularan un veneno capaz de diluir su testosterona y difuminar su hombría. Qué tremenda osadía simplemente el plantear su accesibilidad a una forma de placer. Qué miedo. Qué pánico. Qué horror. Tenía que defenderse. Tenía que acabar con “eso” para siempre, por eso no fue una, ni fueron dos, fueron 57 puñaladas las que debían garantizar su integridad viril, su estatus de macho impenetrable, al deseo, a la razón.

Las puñaladas fueron certeras, no en vano el puñal había sido afilado por los mejores vaciadores: la iglesia católica y el islam con su mensaje de odio, jueces acostumbrados a anteponer sus creencias a las leyes, deportistas dispuestos a demostrar que la sangre que llena sus músculos no llega a su cerebro, profesores y maestras acostumbrados a mirar a otro lado cuando el bullying homofóbico llena sus patios y aulas, padres y madres empeñados en dirigir los deseos de su prole, políticos dispuestos a meterse en las talamos para decidir con quién y cómo hacerlo, y si no es así conculcar derechos; escritores y plumillas detentadores del saber tradicional, ese que no conoce empatía. Cada puñalada se afilaba con la firma de un macho detentador del poder, o de sus hembras sumisas incapaces de ver que ese mismo puñal puede volverse en cualquier momento contra ellas.

Pudieron ser muchas menos, hubieran bastado dos o tres para salir airoso del paso; pero fueron 57. 25 y 32. Cada puñalada se convertía en una medalla en su uniforme guerrero, en una nueva pieza en su potente armadura viril, en una garantía de su integridad de macho.

Después vino el fuego. La inquisición enseñó, muy bien, como acabar de forma total con el pecado. No debía quedar nada que supusiera una sospecha sobre los sanísimos deseos heterosexuales, naturales, de toda la vida de Jacobo. Además, Jacobo contaba con el beneplácito social: se portó como un hombre, se portó como un machote, y como tal se le ha tratado. Defender la hombría no es delito, es un acto de exaltación del macho, el que con 57 puñaladas construye su integridad viril. Jacobo actuó en defensa propia y los 57 agujeros en cuerpos inertes son el argumento más infalible de su enorme calidad humana. Esa de la que Jacobo y los que le juzgaron son sanos detentadores.





  • La homofobia mata, juzga y se absuelve a sí misma
  • Diagonal, 2009-03-05 # Rubem Centeno · Activista de Maribolheras Precárias
La exculpación de Jacobo Piñero, confeso homicida, en 2006, de Isaac Pérez Treviño y Julio Anderson Luciano es denunciada como un acto de homofobia social.

En plena reacción mediática solicitando el cumplimiento íntegro de penas a raíz del caso de Marta, la chica asesinada en Sevilla, un jurado popular acaba de absolver al responsable de la muerte espeluznante de dos gays en Vigo –uno de ellos negro e inmigrante– aduciendo “legítima defensa” y un “miedo insuperable” a ser violado. El jurado popular, conjurando miedos atávicos y convirtiendo al verdugo en víctima, ha emitido una sentencia que exime al responsable de los asesinatos debido a “un estado de pánico que anuló su capacidad de comprender la ilicitud de lo que hacía”. La pregunta que tenemos que hacernos es ¿pánico a qué? Tanto Maribolheras Precárias como Aturuxo, Federaçom Galega LGBT [lesbianas, gays, bisexuales y transexuales], han emitido comunicados criticando duramente la sentencia y llamando a la movilización en las calles. Aturuxo convocaba el 25 de febrero a cientos de personas en Compostela.

En Vigo, los amigos de los gays asesinados han organizado una concentración para el 7 de marzo. Hay más movilizaciones previstas en Zaragoza, Barcelona y Madrid [y Vitoria-Gasteiz]. Hay cuerpos, hay vidas que no importan para la sociedad heterosexual. O al menos, que son secundarias ante el uso del terror para la protección de las normas de género. Ese miedo, según el jurado, es una eximente completa para absolver al verdugo que asestó 57 puñaladas a sus víctimas. Julio recibió las primeras puñaladas mortales, una de ellas le seccionó el hombro, dejando un reguero de sangre mientras huía arrastrándose por la pared del pasillo de su casa. Fue rematado en el salón.

Su compañero al-Daní logró refugiarse en una habitación cuando ya estaba gravemente herido. Mientras llamaba por teléfono pidiendo auxilio, el verdugo tiró la puerta abajo, le arrebató el móvil y lo remató a puñaladas. Posteriormente se duchó, recogió en una maleta todo lo que había de valor en la vivienda, abrió el gas y prendió fuego a los cadáveres antes de marcharse. Todo ocurrió el 12 de julio de 2006, cuando el verdugo acudió al after gay de Vigo en el que al-Daní trabajaba de camarero. De allí se fueron al piso que al-Daní compartía con Julio. Los informes forenses dan cuenta de la crueldad y el ensañamiento al que fueron sometidos los cuerpos. A la vista de las pruebas periciales no parece creíble la versión de los hechos dada por el acusado, que afirma que fue despertado y amenazado con un cuchillo por una de las víctimas para mantener relaciones sexuales. Y aún en el hipotético caso de que así fuera, las muertes y los hechos están ahí. El jurado no sólo ha creído la rocambolesca versión del verdugo sino que lo ha considerado no culpable. Si ya es execrable la conducta del verdugo, ¿qué se puede decir de un tribunal que absuelve al responsable a pesar de la propia inculpación del autor, de las pruebas periciales y de los informes forenses? La defensa dijo en su favor que “se encontraba en el lugar equivocado en el momento equivocado”.

El acusado se presentó a sí mismo como un padre de familia arrepentido que incluso pensó en suicidarse tras los hechos por la vergüenza que sufriría su familia. Terminó su declaración diciendo “no culpo a nadie, la culpa es mía, de cómo soy”, lo que conmovió al jurado, arrancando las lágrimas de tres de sus miembros. La sentencia, que ha sido recurrida, es paradigmática del ‘pánico gay’, utilizado como eximente en numerosos crímenes homofóbicos y que ha sido algo recurrente desde el siglo XIX en la represión de conductas perversas o en razzias populares contra las minorías sexuales.

Este jurado legitima los asesinatos homofóbicos y abre la veda a la impunidad en la comisión de crímenes de odio. Cualquier hombre blanco heterosexual estaría legitimado a usar la violencia si se siente ofendido ante proposiciones que considera inmorales o que puedan ser una afrenta a su masculinidad. Este jurado popular ha asesinado por segunda vez a Julio y a al-Daní. Pero seguiremos luchando porque sus cuerpos, sus vidas, sí que importan. Y mucho.



2009-03-03 · ZARAGOZA



2009-02-25 · COMPOSTELA


FACEBOOK >>>



2009-03-12 . ESCANDALO PUBLICO DE RAFAEL REIG



  • Articulista de un diario gallego defiende la actuación del jurado popular de Vigo
  • Dos Manzanas, 2009-03-05 # Flick
Xosé L. Portela, colaborador del periódico vigués “Atlántico Diario” ha publicado un artículo titulado “57 cuchilladas ¿y qué?” referido al polémico veredicto del jurado popular que decidió absolver al autor confeso de la muerte de dos chicos gays. Portela, desde una supuesta posición de izquierda, defiende en su artículo la actuación del jurado y critica “la caza de brujas abierta”, según él, contra sus nueve miembros. “Yo entiendo, perfectamente, que uno en una noche de drogas y alcohol presa del pánico acuchille sin parar a los que piensa que son sus agresores”, afirma.

Portela estima además que las reacciones de las asociaciones LGTB ante este caso han sido “incalificables”, y critica a la escritora y articulista Maruja Torres por tachar de homófobo al jurado (se refiere al artículo “Salvar al Macho”, publicado hace pocos días en el diario “El País”). Portela dice no saber “en base a qué argumento se puede hacer tal afirmación”. Según Portela, “el jurado popular ha tomado la decisión que ha creído justa y eso merece mi respeto”.

El colectivo gallego Maribolheras Precárias ha sido uno de los primeros en reaccionar al artículo de Portela, promoviendo una acción de protesta consistente en llamar por teléfono o mandar un correo electrónico al diario en el que colabora exigiendo educadamente una rectificación pública. Para más información, pincha en la página de este colectivo.


Atlántico Diario, 2009-03-01 · XOSE L. PORTELA






El jurado "popular" da la cara


Jacobo Piñeiro

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada